Obtenga nuevos artículos por email:

De la serie malas noches: Cansada de estar cansada

Publicado por admin en

Hoy desperté de madrugada, como en las últimas noches con el llanto de mis dos hijas. Desde hace 3 meses, mi Bebe esta teniendo noches muy difíciles y desde hace 2 semanas, si la una llora, la otra le hace coro. Esto pasó durante los 4 primeros meses de vida de la Bebe y ahora, se esta repitiendo la historia.

Cada madrugada es una carrera de un cuarto para el otro, tratando de calmarlas. Sin embargo antes de salir corriendo de la cama, pensé: Estoy tan cansada de estar cansada. Ya no me acuerdo que es despertar y sentir que tuve una noche reparadora. Sin embargo al mismo tiempo vino un pensamiento que me decía: agradece por las 2 hijas maravillosas y sanas que tienes. Y sí, agradecí. Desafortunadamente, eso no me hace sentir menos cansada.

Después de calmarlas, volví a la cama. Quería dormir un poco más, pero no lo logré. Ya mi sueño esta tan alterado, que por más cansada que este, no es fácil conciliar el sueño. Dure un par de horas en la cama, orando, no queriéndome quejar, pero inevitablemente quejándome.

Realmente ESTOY AGOTADA. Me duele el cuerpo del cansancio y la cabeza cada mañana. Esto día tras día. Todos los días al despertar mi hija mayor me pregunta: “¿dormiste bien mamá? Yo siempre la miro y sin decirle nada ella me dice: qué tristeza! Mi mamá no durmió bien”.  

Al oírla, me sentí mal. Me dio tristeza, porque no es solo el hecho que no duermo bien. Me siento sin energía la mayor parte del tiempo y eso no me permite dar lo mejor de mí. Siento que Sí! Pasa rápido, como todo el mundo dice, pero pasa tan rápido y yo la mayor parte del tiempo parezco un zombi. Amanece y yo ya quiero que sea de noche para ver si logro dormir y recuperarme. Cada noche trato ser positiva y creer que va ser una buena noche. Pero son tantas malas noches que no puedo evitar sentir un poco de ansiedad por lo que me espera. 

Nunca imagine que algo tan básico y necesario para el cuerpo humano, se volviera tan escaso cuando se es mamá. Hoy, solo quiero desahogarme. Y sí hay alguna mamá que se esté sintiendo igual, por lo menos podamos consolarnos mutuamente.

Solo las que hemos tenido días, meses o años de escasez de sueño, sabemos que dormir una noche entera, puede ser el mejor oasis en medio de este desierto de malas noches

24/Noviembre/2015

Categorías: Sueño

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *