Obtenga nuevos artículos por email:

Quién soy?

Publicado por admin en

Facebook
Facebook
Instagram

Soy mamá de dos niñas de 6 y 4 años. Ingeniera que desde hace 6 años no ejerzo mi profesión. Estoy dedicada 100% a mi familia. Más que por decisión porque la vida se encargó de llevarme por ese camino. Me casé, al poco tiempo renuncié a mi trabajo porque cambiamos de ciudad por el trabajo de mi esposo y desde entonces hemos vivido en varios lugares.

Antes de ser mamá en algún momento pensé que me gustaría ser yo quien cuidara a mis hijas, jamás imagine que mi sueño se haría realidad por un periodo tan largo. Así que aquí estoy! ejerciendo una de las profesiones más difíciles que pueden existir, la cual exige 100% de mí, 7 días a la semana y en horario continuo.

Para mí, ser mamá ha sido entrar en una dimensión desconocida. Es conocer una parte de mí misma que desconocía. Es ver cara a cara mis debilidades, vulnerabilidades, miedos y fortalezas. No solo verlas, enfrentarlas. Es tener un espejo todo el tiempo que magnifica mis emociones y estados de ánimo (alegría, tristeza, enfado). Es conocer un sentimiento nuevo que crece día a día, que me puede hacer débil pero al mismo tiempo fuerte. Es sentir temor por lo desconocido, angustia por el dolor ajeno y descontrol por no poder controlar casi nada.

Creo que mi lista de lo que es ser mamá es muy larga. No voy a decir que se resume en la palabra Amor… Es claro que sin amor nada de lo anterior se sentiría, se resistiría o se haría. Es precisamente  de eso que quiero hablar. De las luchas, miedos, procesos, renuncias, sacrificios que me ha traído la maternidad.  De la parte bonita de ser mamá se habla mucho. Hay comerciales, blogs, programas, libros que hablan de eso. Creo que es algo maravilloso, en un milagro de la Vida. Es una bendición ser escogidas para ser mamás, pero esto no quiere decir que sea fácil.

Encontré en escribir un desahogo, una terapia y una forma de ayudar algunas mujeres que se pueden identificar con lo que escribo. No somos perfectas, tenemos debilidades, días buenos y días malos. No por eso debemos condenarnos, ni dejar que otros nos condenen. Tampoco ocultar lo que sentimos solo por tratar de mostrar a los otros que estamos bien, que somos controladas, pacientes y desbordamos corazones todo el día.  La maternidad real no es así.

Sin embargo, a pesar de esos momentos difíciles, siempre he tenido la mejor AYUDA. El mejor doctor, consejero, guía y quién me da todo lo que necesito para ejercer bien esta función. Esa ayuda es Dios.

Y Dios creó al hombre a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó”  .. y Dios me creó mamá.

29/Enero/2015

Categorías: Quien soy

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *